Entrevista a D. Juan José Castro

¿Se planteó otras carreras antes de decidirse por la filología hispánica? ¿Recomendaría a jóvenes que estudiaran esa carrera?

Sí, de hecho a mi me gustaba la biología, pero aquello no iba bien… Me gustaba también filosofía y clásicas pero me decanté por hispánicas, no se por qué la verdad. Supongo que porque me gustaba la literatura y porque se me daba bien aunque la carrera fue bastante decepcionante para mi.

Y respecto a la segunda pregunta, cada uno tiene que vivir sus propias experiencias creo yo. Los errores, cada uno comete los suyos, cada persona tiene que experimentar algo para saber si le gusta, además de que cada uno tiene un criterio y tiene que guiarse por él.  El mío me dijo que aquello no estaba bien, había cosas en la carrera que estaban bien y otras que no tanto, aunque creo que eso es algo que ocurre en todas las carreras; todo depende de las personas que te encuentres.

¿Piensa que las Humanidades están desprestigiadas en este país? ¿Qué importancia cree que tienen para la sociedad?

Creo que es evidente. Tradicionalmente en este país nunca ha habido una consideración hacia el trabajo intelectual, no se considera un  trabajo en sí. Tampoco se consideran importantes porque a la gente no le interesa el conocimiento y no le interesan los logros humanísticos y literarios. Las Humanidades tienen además la desventaja de que son una cosa totalmente secundaria  con respecto al día a día; la gente no le ve una aplicación práctica a todo eso. Muchos alumnos lo preguntan en clase: “¿esto para que sirve? ’’

Servir, servir… si todo tiene que medirse por la utilidad… Hay cosas que no tienen por qué ser utilitarias, no útiles, utilitarias. Todo lo que aprende uno es útil pero no tiene por qué ser utilitario. En resumen: sí, están bastante desprestigiadas.

Las Humanidades en la sociedad juegan un papel muy importante. Una sociedad ante todo es una cultura y como tal debe conocerse. Nuestra sociedad tiene unas coordenadas y esas coordenadas son totalmente desconocidas para nosotros, histórica, filosófica y lingüísticamente y considero que sería necesario que se conociesen.

  

¿Cree que en sistema educativo de nuestro país se motiva suficientemente a los alumnos para que rindan al máximo de sus capacidades?

No, pero no porque los profesores no lo hagan si no porque es muy difícil competir con otras cosas. Los alumnos vienen ya ‘viciados’ por el sistema educativo, que no es bueno y por una sociedad donde no impera precisamente la ley del esfuerzo.

Todo se puede conseguir a base de influencias, amigos, compadreos… ¿Para que se necesita el esfuerzo? Además, volviendo a lo de antes, en este país tenemos la concepción  de que las Humanidades, el conocimiento o la investigación es una cosa para gente que vive fuera un poco de las cosas, porque no son útiles, porque medimos las cosas en función de su utilidad o del dinero. Entonces, si esta es la sociedad donde están insertados nuestros alumnos es muy difícil motivarlos, porque no vienen a aprender, vienen a aprobar, que son dos cosas diferentes. No quieren aprender nada.

 

¿Es justo que un alumno que no aprende apruebe por aprobar un examen?

Justo no es pero el sistema esta hecho para que se  haga así. No, no es justo. Sobretodo por los alumnos que sí quieren aprender y lo hacen.


Pérez  Reverte ha lanzado recientemente su reedición de El Quijote, por encargo de la RAE. Manifiestan que su intención es instaurarlo como lectura obligatoria en Bachillerato. ¿Cuál es su opinión?

Estaría muy bien tener El Quijote como lectura obligatoria en Bachillerato pero yo no creo que la solución sea hacer una versión ‘mutilada’… no lo creo así. Se puede hacer una adaptación pero para unos alumnos de Bachillerato hacerle ya  una adaptación me resulta un poco fuerte. Lo que habría que modificar o ‘mutilar’ serían otras cosas para que cuando el alumno llegue a Bachillerato tenga la capacidad y la inquietud para enfrentarse a un texto como El Quijote. El problema de El Quijote no es que lo adapten o no, el problema es que no interesa. La lectura en sí no interesa y El Quijote como lectura menos todavía, aunque diga el señor Pérez Reverte que la adaptación que ha hecho él, curiosamente, en manos de un profesor cualificado es una gran arma pedagógica… no es tan sencillo. El señor Pérez Reverte no es profesor, es académico, y no sabe cual es el día a día aquí. Admiro el esfuerzo, pero que vaya a ser útil, no lo se…se puede probar. No lo creo la verdad.

 

¿Cuál es, en su opinión, el mejor escritor español actual? ¿E internacional?

¿Uno? Hay muchos… Vivos… creo que por hacer justicia a los últimos premios de literatura Emilio Lledó, Antonio Carvajal, ambos son premio nacional de poesía. Y luego hay muchos que escriben muy bien, Juan Carlos Mestre, Julio Llamazares, Jose Luis San Pedro, que falleció recientemente… Javier Marías, Enrique Vila-Matas. Aunque creo que el futuro está en Sudamérica, no en España (de la literatura).

Internacionalmente… Roberto Bolaño, que también murió. Para mí es el novelista más destacado en los últimos treinta, cuarenta años. Y en cuanto a poetas, destacaría a Hugo Mujica, un escritor argentino.

 

¿Coinciden los autores que ha citado con sus favoritos?

Esto es una cuestión totalmente subjetiva, hay escritores muy buenos que no entran dentro de mis gustos personales. Suelo ser una persona muy ecléctica, me gustan todo tipo de escritores. Intento reconocer la labor de todo escritor independientemente de si está en la misma ‘onda estética’ en la que yo estoy o no. Hay autores muy buenos como Roberto Bolaño que no son quizás lo que elegiría para llevarme a una isla desierta. O sí. No se, intento ser ecuánime. Cuando algo es bueno hay que reconocerlo.

 

¿Cuándo y por que decidió hacer poesía?

El acercamiento a la poesía fue muy lateral, que yo recuerde. Me gustaba, la leía, pero tampoco era un lector sistemático de poesía y muchísimo menos un escritor. La poesía siempre me ha llamado la atención, de hecho cambié de opción abandonando a las ciencias, por una especie de ‘llamada’ de la literatura. Pero la poesía fue posterior, creo que fue el descubrimiento de una persona, y curiosamente esa persona fue un amigo de toda la vida, que de repente aparece un día con un libro publicado y había ganado un premio. Leí el libro y me quedé impresionado de lo que decía este amigo allí. Aquello me impresionó tanto que me picó el gusanillo y a partir de ahí fue cuando empecé a leer de manera muy constante, de manera más sistemática. Y también luego me fui encontrando una serie de personas que de alguna manera pues me despertaron eso. No se si estaba latente, si era una cosa que estaba por desarrollar pero descubrir la clase de personas que eran todos ellos y descubrir de lo que eran capaces me parecía una cosa extraordinaria, que una persona simplemente con palabras pueda decir eso para mi es la cosa mas extraordinaria que existe.

 

¿Cree que la poesía es una forma de evadirse de la realidad o de acercarse a ella?

De acercarse a ella. No existe la evasión en la poesía. Y quien diga eso es porque quiere que alguien crea que la poesía que hacen los demás es mentira, o es mala, porque es un envidioso. No existe la evasión en la poesía porque la poesía es precisamente una manera de acercarse a la realidad. Una manera de recrearla, entenderla, de representarla…Y utiliza el medio o más bien el material más potente que tiene el ser humano, que es su  pensamiento y a través de su lenguaje. Pensamiento y lenguaje es difícil separarlos. Entonces, la poesía de la evasión… se puede hacer una poesía que no aluda directamente a los problemas de la gente pero hace otras cosas por la gente, defender algo tan humano como el espíritu humano, esa cosa que se quieren cargar hoy día los políticos. Para que nos convirtamos en borregos… Creo que la poesía de la evasión no existe, existen mas bien variaciones personas de propias vivencias. Cada uno expresa sus vivencias como quiere y como puede, en función de su carácter y de sus circunstancias, no quiere decir que se evada de la realidad. Es un tópico Romántico, igual que el tópico del compromiso, que es un tópico del siglo XX. Y quienes lo defienden lo hacen de manera interesada.


 Y por ultimo: ¿Es un oficio ser poeta? ¿Existen unas características para un poeta o cualquiera puede serlo?

No. Es un veneno porque es una cosa que no se puede abandonar, como una especie de adicción. Y va cada vez a más. No es un oficio porque no se puede vivir de él, la poesía en este país no tiene lectores apenas. Tiene más que otros países, las cosas como son, pero no te puedes sustentar con eso. De hecho, los poetas que viven de la poesía, yo creo que son muy pocos, en este país ya. Lo hacen realmente dando conferencias o dedicándose a otras cosas… tienes que buscarte una actividad profesional. Soy partidario de que los poetas produzcan algo; que hagan algo útil, no estar todo el día pensando en las Musas, o en las musarañas. Hay muchos que viven del mundillo que rodea la poesía pero eso no es trabajar. No es trabajar en el sentido de que es simplemente trabajar en tú beneficio. Seguramente otros poetas no lo pensarán así, porque viven precisamente de eso.

Creo que tienen que existir ciertas cualidades o una cierta calificación. Y a parte, el poeta tiene que conocer su oficio para en cualquier situación poder enfrentarse a cualquier tipo de texto y solventarlo de manera positiva. Cualquiera es capaz de componer versos, otra cosa es que uno sea poeta.

 

 

 

 

Alberto García, María Guerrero, Paula Solera y Juan Carlos Teba.



EU Copyright | Book